sábado, 6 de abril de 2013

SUEÑOS AZULES






Algunos sueños
como agua de río pasan
y parecen los mismos.
El hombre solo necesita edad
para enfrentar el cauce
de sus desatinos
mirarlos pasar
azules
infinitos
y como si cada sueño estuviera en el mismo lugar
soñar como niño.

©Lucía Borsani
Fotografía: Fernando Irecio.







20 comentarios:

  1. Unas letras maravillosas, te felicito Lucia, invitan sostener nuestros sueños.
    Te dejo un fuerte abrazo, bonita noche!

    ResponderEliminar
  2. Cantó Heráclito,
    montes de Éfeso,
    y le dijo al río
    ¡Tú, jamás me ofrecerás
    dos veces
    las mismas aguas!
    Porque frescas y nuevas
    son las aguas de los días
    y sobre ellas, el amor
    que las navega en calmas y tempestades
    en albas y ocasos.

    Disculpad si me repito, pero la estética del post es impecable. Chapeau!!

    Un abrazo para los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho todo lo que escribes, Valaf, honra mi blog. Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Mmmmmmm Gran filosofia!
    Como todo lo escribes,excelente!
    Dios te bendiga,besitos muchos !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bendiciones para tí amiga mía, qué alegría que estés también en esta mi nueva casa. Besitos.

      Eliminar
  4. Ni siquiera con la edad, se frena el cauce de los desatinos. Como bien dice Valaf, el río jamás nos ofrece dos veces las mismas aguas. pero nosotros si podemos repetir los mismos sueños, aunque estén condenados a nunca verse cumplidos.
    La foto de Fernando, espectacular y tranquilizadora.
    Un abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente con la edad se los enfrenta mas no se los puede frenar, buena apreciación Juan. La foto es hermosa, como nuestro río Uruguay. Otro abrazo.

      Eliminar
  5. VIVIR A ORILLAS DE UN GRAN RÍO ES MUY HERMOSO. A MÍ ME PASA LO MISMO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Reltih, es una bendición. Gracias por estar.

      Eliminar
  6. La poesía otro modo de soñar como niño...si es con río delante mejor. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no falte el río de la poesía, pues, que nos hace eternos niños. Un saludo Anabel y gracias por tu mensaje.

      Eliminar
  7. Creo que es lo único que no se pierde: el sueño de niño así sea mayor o provecto. Ahi pasan como en una película los sueños, y tienen esa cara de infante untada la cara de torta. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no falten los poetas-niños-soñadores como tú, Carlos. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Aunque los años pasen y los sueños cambien, el corazón de niño siempre debe ser el mismo.

    Qué bella metáfora, amiguita!

    Mi abrazo de alitas para ti.

    ResponderEliminar
  9. Lucía, son impresionantes tus letras...de una belleza lírica tan bien expuesta, tan danzante y cantarina...
    Me encanta el azul, o los azules, que siempre parece que hicieran mención a las cosas del alma, con sus desatinos, como los que nombras, y también con aciertos, como la poesía, como el amor, como la vida que fluye entre dos, y más...
    Como el entenderse y sentirse, a través de las letras, aún a miles de kilómetros de distancia.

    Te abrazo fuerte, te felicito, y te agradezco unas bellas palabras que me encontré en Verbal, por mi despedida. Eres muy amable.
    Besos!


    Expresión Gráfica

    ResponderEliminar
  10. Buenos días!!

    Te comento que he cambiado la direcc de la Taberna, y ello debido a un aviso que me sale de "algo malicioso".
    Bien, la he exportado al blog en el que comenzamos nuestra andadura bloguera mi esposa y yo, a finales del 2008. Te dejo la dirección:

    http://valafson.blogspot.com.es/

    Un abrazo y disculpa las molestias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Valaf, por ahí andaré. Un abrazo para los dos.

      Eliminar
  11. El azul infinito: donde el azul del mar se funde con el azul del cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Josep por colorear aún más mi blog.

      Eliminar

Gracias por comentar, este blog se nutre de las letras de los visitantes.