domingo, 26 de julio de 2015

DIVINAS INTENCIONES


Van los minutos
despeinados
mirándonos pasar


es hora de escribir abreviado
para no perder palabra
se siente
la ráfaga de los días


¿Qué pretende Dios
acelerándonos el reloj?
¿Traernos más rápido
a los capítulos finales?
¿Enseñarnos a volar?


Se fueron los minutos
y todavía
no aprehendimos las respuestas.



©LuciaBorsani

12 comentarios:

  1. También me gustaría saber que pretende

    ResponderEliminar
  2. Que lindo volver a leerla mi Locaza por la luna!!!
    Extrañaba este planeta!!!
    Beso enorme (sin agujas ni minutos ni tiempos!)

    ResponderEliminar
  3. Aprehender que palabra ... como nos cuesta!! Saludos

    ResponderEliminar
  4. A Dios se le estropeó el reloj hace siglos.
    Y además ahora tiene alzheimer.
    Estamos perdidos.

    Me ha gustado mucho leerte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto Lucia, el dedo sabio de Dios, tiene la particularidad de engendrar encuentros mágicos.
    Un gusto leerte.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Hermosa Lucía, mi Loca por la luna. Leerte es una oración. Me encanta este poema de reloj, capaz de competir en esa personificación surreal de despluque de las horas, con la lucha existencial. UN beso grande. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Carlos, una oración non sancta...Gracias por venir siempre a esta luna. Besote.

      Eliminar
  7. CUÁNTA RAZÓN TIENE TU TEXTO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  8. Muy bello, me alegro de haber venido.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, por visitarme y dejar tu huella. Gustazo.

      Eliminar

Gracias por comentar, este blog se nutre de las letras de los visitantes.