miércoles, 26 de agosto de 2015

ILUSIONES POR DOCENA




Larguísimo viaje en vapor desde su natal Infiesto hasta Montevideo. Su mamá lo despidió con doce huevos duros, un par de zapatillas y el último abrazo. Tenía dieciocho, nunca más la vería. Atrás quedarían las montañas, la sidra, la jota haciendo bailar las entrañas. Interminables horas el Atlántico lo tuvo en su lomo, como caballo salvaje, enfrentándolo al vaivén de las emociones. El abuelo Marcelino. Doce hijos le sucederían.

Lucía Borsani
Finalista en el Premio Biblioteca Fimba 2015
Orlando, USA.

¡GRACIAS!

25 comentarios:

  1. Felicitaciones Lunera! y que sigan los EXITOS!

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones, Lucía. Una historia larga en cuatro renglones y una yapita.

    ResponderEliminar
  3. EXCELENTEEEEEEE. FELICITACIONES!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  4. Cuánta historia, en lo minival, cuanto sentimiento en una pros apoético de viaje y encarnación en otros espacios, para ser patriarca: abuelo, y padre de una camada de hijos, que se infieren hechos con las ganas del amor. MI abrazo, loquita bella. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que antes todo era más largo, no solo los viajes, también las añoranzas. O la "morriña", como decía el abuelo (a quien, por cierto, nunca conocí). Gracias poeta por andar por aquí...abrazo enorme.

      Eliminar
  5. Sin duda otra maravilla!
    Tantos y tantos, viajando interminables meses, dejando atrás afectos y llevando huevos* como perlas en el corazón.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si habrán sido valientes, Adriana, gracias por tu visita y palabras. Abrazos.

      Eliminar
  6. Un Escrito lleno de Ternura.
    La Odisea del Abuelo Marcelino.
    Tenían que tener valor, para hacer esos viajes tan inciertos.

    Saludos, desde Sevilla (España)

    manolo
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manolo. Un gusto tu comentario. Muchos saludos.

      Eliminar
  7. Felicitaciones querida compañera!! pocas palabras ; ternura inmensa hay en este relato. Lleno de nostalgia y orgullo. Por muchos éxitos más Lucía '! Abrazo. Alexandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ale, por dejarme aquí tu sentir. ¡Y por el estímulo permanente! Abrazo y hasta el lunes.

      Eliminar
  8. Buenisimo Lucia, la historia de muchos de nuestros principales inmigrantes en Sudamerica. Un abrazo feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos el resultado de sus historias, Carmen! Gracias! Abrazo hasta Chile.

      Eliminar
  9. Me emociona.
    No puedo con las despedidas.
    Son muertes en miniatura...

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena por la distinción.

    En mi familia hubo una historia semejante, Así se forjó parte de "La Historia " del Nuevo Mundo

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Socorro ¡Cuántos habrán vivido historias semejantes! Pero era viajar al Nuevo Mundo o...morir, quizá. El exilio económico es mucho más duro que el político y nuestros ancestros lo vivieron siendo muy jóvenes. Gracias por pasar, abrazos.

      Eliminar
  11. Felicitaciones, contaste tanto en tan poco. Muchos latinos descendemos de un viaje así!
    Fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Y descubrir que se puede llegar a sentir algo tan cerca estando tan lejos...

    mi abraz✴ de luz

    ResponderEliminar
  13. MERCE CARDONA.Dice, es la primera vez que te visito y he recorrido tu blog. Es preicoso y muy emotivo, te seguiré. Besossssssssss

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado mucho esta entrada, un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar, este blog se nutre de las letras de los visitantes.