sábado, 18 de agosto de 2018

Y LA ESCOBA NO QUEDÓ DETRÁS DE LA PUERTA

Tal como lo había anunciado en el post anterior, hemos realizado la presentación de La escoba del doce y la novedad es que ha sido un éxito. Para quienes no habían tenido noticias de este proyecto, ha sido ideado entre Fernando Irecio y yo, él con su experiencia en artes plásticas y como profesor de artes visuales, yo aportando los micros que han quedado publicados fuera de mi país, por gentileza de jurados internacionales para sus antologías o premiaciones.

Es difícil tener hijos sueltos por el mundo. Y más, para una madre olvidadiza, que apenas si recuerda esos momentos de alegría al conocer los fallos y bastante desamorada por no adquirir dichas antologías ni llevarlas a la prensa.

Pero hay un tiempo para todo y alguna brisa misteriosa que me sugirió las ganas de recopilarlos y compartirlos con las personas de mi entorno. Muchas de las cuales apenas si conocían mi aficción por las letras. (Nadie, nadie, es poeta en su tierra).

Con Fernando el trabajo fluye porque me lleva de la mano por la vida y porque todos los proyectos que encaramos quedan más pequeños que el proyecto inicial de vivir juntos. 

Y por si esta nueva locura artística sonaba a plagio, enterada de un antecedente en España, me contacté con el escritor Miguel Torija Martí solicitándole su visto bueno para hacer algo parecido aquí en Uruguay. Que no solamente fue su visto bueno sino su ofrecimiento a difundir La escoba del doce y esto de hacer un libro en caballete exigente de lectores de pie, sin apuro y con ganas de comentar su lectura. Gracias Miguel por la buena onda y por coincidir en las ganas de difundir el microrrelato océano de por medio.

Pasando a los hechos, el patio interior de CAJUPAY y las instalaciones del taller Espacio de Arte sonrieron ante la llegada de tantos visitantes, algunos infaltables como los escritores sanduceros Jorge Jesús y Ramón Machado, otros venidos de Argentina como mi querido amigo Alfredo Maxit, un poeta que admiro. No faltaron los amigos, los artistas, los lectores empedernidos, la familia. La ex dire de cultura Liliám Silvera, que con o sin cargo, vive la cultura con pasión. Los jóvenes jubilados de la institución, interesados y abiertos, buen ejemplo para todos.
Los cronistas, los que pasaban y vieron una escoba, los que sintieron aroma a café y entraron...Aunque vale aclarar que siempre nos preocupamos de servir té de hierbas, para los que no quieren estímulo de cafeína (dice la nutricionista).

Entonces, entre tanta gente, surgieron las voces que quería oír: los lectores comentando historias a partir de las mías, encontrando interpretaciones propias, creando las suyas.

Algunos personajes que emocionaron fueron mi abuelo asturiano, en "Ilusiones por docena", despidiéndose a los 18 años de su madre a quien nunca más volvió a ver; otros personajes simplemente hicieron reír, como el que se hizo el muerto cuando la esposa llegó alcoholizada y descalza luego de su última salida con amigas...

A la hora de presentar, estuvo mi amigo Milton Nan, poeta y comunicador, que no solamente prologó este "libro a caballete" sino que encantó a los presentes con una crítica reflexiva de estos micros y de esta "poeta prestada al cuento, que esperamos nos la devuelva". 

Y por si fuera poco y en persona llegó Ernesto, un amigo de La escoba del doce que la leyó en Braille, cómodo en una mesa dedicada a este tipo de lectura. 

¿Algo más podría pedir un escritor que compartir su obra y conocer mano a mano a sus lectores? Bueno es recordar que sin lector no hay escritor y sin escoba...no existiría esta Loca por la luna.

GRACIAS a todos, especialmente a los amigos de CAJUPAY, que confiaron en este proyecto de integrar las artes para poner un granito de cultura en la gran escultura de la vida.

4 comentarios:

  1. Realmente, una bella locura, el no dejar los hijos literarios expósitos y reunirlos en un texto donde se fusiona la literatura con las artes plásticas. Felicitaciones por esta obra, que habla de la calidad de tu poética y narrativa. Un beso.
    Carlod
    los

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gusto, Carlos, leerte por aquí también. Y con lo que te admiro. Gracias por tus palabras siempre alentadoras. Espero estar más presente en esta blogósfera con la excusa de dar buenas noticias. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Felicitaciones Lucía! Hermoso proyecto que compartes con nosotros en distintas latitudes del planeta. Desde Chile disfrutamos tu obra hecha poesía antes y en esta ocasión, extraordinaria narrativa en breve. Nos vemos pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Fran: Chile con su gente maravillosa ha sido para mí un gran motor desde los tiempos de La Coctelera, han pasado muchos años y lo mejor de todo es que el vínculo continúa a través de las letras y la amistad, me siento muy feliz por eso. Gracias por estar ahora en la virtualidad, luego en persona con nosotros, Francisca.

      Eliminar

Gracias por comentar, este blog se nutre de las letras de los visitantes.